Top Menú

Éxito o Fracaso, ¿Puedo elegir?

FracasoHace días que no escribía porque estaba preparando el lanzamiento de mi nuevo proyecto. ¿Será un éxito o un fracaso?. Pronto empezaré a ver como evoluciona, pero necesitaré algo más de tiempo para saber la respuesta. Lo que sí que tengo claro, es que no puedo elegir y que Éxito y Fracaso son dos caras de la misma moneda; no puedes tener uno sin el otro.

Si de verdad quieres hacer la travesía de Empleado a Emprendedor, tendrás que prepararte para los fracasos. Como te explicaba en ¿Qué es F.E.?, ya tuve anteriormente otra vida como Emprendedor y sé perfectamente lo que es fracasar. Y lo primero que tienes que hacer cuando fracasas, es analizar los motivos que te han conducido al fracaso para no volver a caer en los mismos errores (caerás en otros, pero no en los que ya has identificado). Y una vez analizados, escribirlos en tu cuaderno de fracasos. Este cuaderno de fracasos será uno de los instrumentos más valiosos en tu camino hacia el éxito.

Lee estas dos citas, erróneamente atribuidas  a Winston Churchill, y reflexiona sobre ellas:

El éxito es la habilidad de ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo.

El éxito no es definitivo, el fracaso no es fatal: es el valor para continuar lo que cuenta

Mi último fracaso

Antes del proyecto que acabo de lanzar, estuve preparando otro en septiembre del año pasado. Te explicaré por qué fracasó para que te sirva de ayuda si te encuentras en una situación parecida.

Se trataba de un proyecto en Internet, sobre moda y costura femenina, y en colaboración con otra persona, que llamaré “socia”. La verdad es que yo no tengo ni idea sobre este tema, pero sí mi socia. Así que le propuse un proyecto en el que ella aportaría el “know-how” y yo la tecnología para hacerlo realidad en Internet.

Uno de los motivos para proponerle el proyecto fue el de ayudar a una amiga, separada y con dos hijos, con dificultades para llegar a fin de mes. Empezamos a reunirnos para ir definiendo el proyecto y su modelo de negocio.

Como siempre ocurre al principio, todo es ilusión y entusiasmo y uno le pone muchas ganas. Horas de investigación en Internet, horas de reuniones, etc. etc. Pero cuando llega el momento de poner hilo a la aguja (nunca mejor dicho) y empezar a definir cómo será la página web y grabar videos, la “socia” dice que no dispone de mucho tiempo y empieza a ser difícil concretar próximas jornadas de trabajo.

Llegados a este punto, lo mejor que se puede hacer es cancelar el proyecto. En estas situaciones, siempre será mejor abandonar el proyecto lo antes posible y evitar así perder más tiempo y dinero y, tal vez, la amistad.

Lecciones aprendidas

Uno de los errores que debes evitar en proyectos con socios, es el de seguir adelante con ellos, cuando se ve claro que no van a funcionar, porque nos parece que es el proyecto de nuestra vida, el que nos va a llevar al éxito.

Acuérdate siempre de esta frase de Sir Richard Branson:

Las oportunidades de negocio son como los autobuses, tras una siempre viene otra.

Si puedes empezar tu proyecto en solitario te ahorrarás muchas horas en discusiones estériles o negociaciones que no llevan a ninguna parte. Y recuerda que en nuestra expedición de Empleado a Emprendedor, el tiempo es tanto o más valioso que el dinero.

Pero como no dominas todos los temas, tendrás que decidir entre:

  • Invertir tiempo en aprender sobre los temas que no sabes
  • Pagar a otras personas que saben sobre estos temas
  • Asociarte con personas que saben sobre estos temas

Sólo tú puedes tomar esta decisión, dependiendo del tiempo y dinero del que dispongas y de tu capacidad de trabajar en equipo.

Si te decides por la opción de asociarte (es la que yo he decidido en mi actual proyecto), debes verificar en la primera reunión seria de trabajo, si todos los socios circulan por el mismo carril. Y para esto te será de gran ayuda el libro que ya comenté en otro artículo: “The Millionaire Fastlane”. De hecho, el fracaso que te he explicado es el que se produce por las diferencias entre socios “Sidewalkers” (los que van por la acera) y “Fastlaners” (los que van por el carril rápido).

Además, el libro “The Millionaire Fastlane” te será muy útil como acelerador en tu camino hacia el éxito. A mí me ha servido en el enfoque de mi proyecto actual y he podido reconocer en él muchos motivos de fracaso de mis proyectos anteriores.

¿Todavía tienes miedo al fracaso? Recuerda que:

Unas veces se gana y otras …… se aprende.

¿Qué fracasos has tenido de los que podamos aprender?

Crédito de la foto: http://www.flickr.com/photos/daquellamanera/2688190994/
 
Todavía sin comentarios

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes